Hablar y escuchar, eso es lo que uno espera poder hacer cuando queda con sus amigos, hay gente que solo sabe hablar, habla y habla… son los “yocéntricos” son incapaces de escuchar dos palabras seguidas de su interlocutor y a nada que alguien le cuente algo siempre sale con un “pues yo…” “pues a mi…” hay momentos en los que los amigos te llaman para tomar algo y con la disculpa quieren contarte cosas que les preocupan, decisiones que tienen que tomar… cuando uno cuenta algo yo creo que la mayoría de las veces es por pedir opinión de modo implícito, aunque hay gente que es incapaz de captarlo. Cuando  quedas con alquien yocéntrico te vas para casa con la sensación de…”que tarde más amena, se todo de su vida… pero ha sido incapaz de escuchar nada de lamía…” luego hay conversaciones entre dos yocéntricos que serían del tipo:

– pues yo

-ah pues a mi

– si ami tb….

– yo es que…

Entonces pienso, bueno, si los dos necesitan alguien a quien contarle sus penas pues oyes, se han desahogado los dos… pero realmente ninguno ha escuchado al otro…

Hay gente que habla mucho y que “pone en la calle” toda su vida, otros somos más cerrados y contamos lo justo, pero eso no implica que entre amigos todos necesitemos, escuchar y ser escuchados.

Hay quien solo te llama para que escuches sus desgracias, problemas… preocupaciones… y cuando estos desaparecen… desaparecen también las llamadas, eso no es amistad, si no necesidad.

Siempre es un placer ver que alguien te confía sus cosas, a mi modo de ver, afianza relaciones.

Anuncios